La Organización Mundial de la Salud caracteriza la demencia por el deterioro de la función cognitiva (la capacidad para procesar el pensamiento). Afecta a la memoria, la orientación, la comprensión, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. La enfermedad que presenta más casos de esta afección es el Alzheimer, pero esta también se observa claramente en el comportamiento de las personas con Parkinson

¿Cómo debemos actuar con las personas que padecen demencia?

Para descubrir cómo ayudar a alguien que sufre de esta enfermedad, aquí dejamos cinco consejos que podemos aplicar en el día a día.  

Ayudarle voluntariamente

Las tareas domésticas como comprar, cocinar y limpiar se vuelven mucho más difíciles cuando existe un trastorno de este tipo. Especialmente las personas con Parkinson necesitan ayuda con las tareas, ya que tienen dificultades para moverse, aunque a veces el orgullo puede hacer de barrera para reclamarla.

Mantenerlo activo

El ejercicio es especialmente útil para las personas con demencia. Esto es debido a que el ejercicio ayuda al cerebro a usar la dopamina, una sustancia química involucrada en el movimiento, de manera más eficiente. El estado físico mejora la fuerza, el equilibrio, la memoria y la calidad de vida de los pacientes. Si un familiar, amigo o ser querido no se mantiene activo, debemos animarlo a moverse, por ejemplo caminando juntos todos los días. 

Ayudarle a sentirse normal

La demencia llega a cambiar el estilo de vida, debido a que las personas pueden enfocarse tanto en la enfermedad y sus síntomas, que el afectado puede llegar a empezar a estar confuso incluso acerca de quién es él. Es importante que cuando hablemos con él, no le recordemos constantemente que tiene una enfermedad crónica. Debemos intentar hablar sobre otras cosas más cotidianas, como una nueva película de estreno o nuestro libro favorito.

Salir de casa

Este tipo de enfermedades pueden llegar a hacer sentir al paciente muy aislado y solitario. Si esa persona no acostumbra a salir mucho a la calle, es importante que lo animemos. Podremos salir a cenar, al teatro o al cine. A la hora de escoger, hemos de intentar buscar el lugar que le será más cómodo y con más facilidades para que no se encuentre con problemas. También tendremos que estar preparados para adaptar o cambiar los planes si la persona no se siente suficientemente bien para salir y evitar la frustración por ambas partes.

Ser pacientes

Una demencia supone una pérdida de la función cerebral, por lo tanto, a veces la persona afectada no hablará con la suficiente claridad como para ser escuchado o llegará a decir algunas cosas sin sentido. Un logopeda sería útil para enseñarles ejercicios para mejorar el volumen y la fuerza de su voz, así como para que la comunicación sea más fluida.

Cuando tengamos una conversación o vayamos a algún lugar con él, hemos de ser pacientes. A veces necesitará más tiempo de lo habitual para responder. Una buena forma de responder será sonreír y escuchar. Hemos de hacer coincidir nuestro ritmo con el suyo y no apresurarles. Si hablar resulta un desafío, podemos usar otros medios como mensajes a través de una plataforma en línea.

Las personas con demencia necesitarán el apoyo de sus seres queridos. Es importante brindarles la posibilidad de hablar de cualquier cosa, asistirlos y ayudarlos. Aplicar los consejos anteriores nos ayudará a todos a ser más positivos y combatir la enfermedad de la mejor manera posible.

Desde Clínicas Neural queremos dar nuestro apoyo y soporte a todas las personas que sufren de demencia que se añade al comportamiento de las personas con Parkinson y a quienes les ayudan a hacerla más llevadera. No dudes en consultarnos o visitarnos para más información.