Cuando hablamos de crisis epiléptica o comicial nos vienen a la cabeza una serie de preguntas y falsos mitos sobre ella. En el siguiente artículo respondemos algunas de ellas. 

¿Qué es una crisis epiléptica?

Una crisis epiléptica sucede de manera brusca e inesperada al producirse una alteración paroxística en una persona. Esta suele finalizar de manera rápida y es como consecuencia de una descarga simultánea y excesiva de muchas neuronas.

¿Cómo se manifiesta una crisis epiléptica?

Se puede manifestar de diferentes maneras, según la localización de las neuronas causantes y su propagación o no a otras zonas.
Sus síntomas más llamativos son motores (flexión de las extremidades, temblores, sacudidas …) aunque también pueden ser sensitivos, sensoriales, psíquicos y/o autonómicos.

Si se manifiestan en una zona concreta del cerebro, estas crisis se denominan focales o parciales. En cambio, aquellas que se inician en todo el cerebro se denominan generalizadas y llevan asociada una perdida de consciencia.

¿Por qué suceden las crisis epilépticas?

Muchas veces, una crisis epiléptica aparece en el contexto de otros trastornos como infecciones, trastornos metabólicos, episodios febriles, etc. Estas crisis son sintomáticas ocasionales, que no suelen reaparecer una vez resuelto este trastorno.

Cuando existe una alteración cerebral que de forma reiterada se manifiesta en forma de crisis epiléptica, existe una amplia variedad de lesiones cerebrales que pueden producirla. En muchas ocasiones es muy dificil a saber cuál de ellas es la verdadera causante.

Tras la primera crisis epiléptica, ¿se considera que soy epiléptico y debo empezar tratamiento?

Aunque la epilepsia es una enfermedad cerebral crónica con unas características que favorecen la repetición de las crisis, en la mitad de los casos, una persona que ha sufrido una primera crisis epiléptica, no la volverá a repetir.

¿Cómo puedo controlar las crisis epilépticas?

Gracias a los fármacos antiepilépticos, en torno al 85% de los pacientes llegan a controlar estas crisis. Además deberemos:

– Dormir entre 7 y 9 horas diarias
– Evitar alcohol y drogas
– En caso de ser susceptibles a determinados estímunlos luminosos, tomar precauciones con la televisión, videojuegos o en las discotecas.

Solo en pacientes con crisis incontrolables, se puede recurrir a realizar una operación quirúrgica para extirpar el foco cerebral que ocasiona las crisis.

Si tengo epilepsia, ¿puedo hacer una vida normal? ¿qué precauciones debo tomar? 

Por lo general, podremos hacer una vida normal. La sobreprotección puede ser tan perjudicial como la propia enfermedad. Simplemente deberemos tomar una serie de precauciones y seguir las siguientes recomendaciones:

– Hacer deporte, aunque evitar hacer aquellos deportes mas arriesgados y hacerlo solo/a.
– Evitar trabajos donde la pérdida de consciencia pueda ser un problema y peligroso (maquinaria pesada, altos hornos…)
– Para poder renovar el carnet de ciculación, deberá haber pasado un año desde la última crisis. En el caso de conductores profesionales, este tiempo se aumenta a 5 años.

¿Cómo afecta la epilepsia en la mujer?

La gran mayoria de las mujeres epilépticas podrán tener un embarazo, parto y descendencia, totalmente normales, aunque deberén tomar una serie de precauciones. Su embarazo siempre será considerado de alto riesgo.

El consumo de fármacos antiepilépticos aumentan el riesgo de malformaciones congénitas, por lo que durante el embarazo, el o la médico deberán reducirlos al máximo posible. Durante la lactancia, las tomas que realice el recién nacido deberan espaciarse después que la madre haya tomado la medicación, y vigilar que el niño no presente signos de intoxicación como somnolencia excesiva o menor apetito.

Hay que tener en cuenta que los anticonceptivos orales y los antiepilépticos no están contraindicados, pero hay que consultar con el médico, ya que pueden reducir su eficacia.

La epilepsia, ¿es hereditaria?

Aunque algunos tipos de epilepsia tienen como trasfondo un patrón hereditario, cuando esta enfermedad es única y no es un síntoma de otras enfermedades, hay una probabilidad muy baja de que se herede.

¿Cómo actuar ante una crisis epiléptica?

Lo más importante cuando presenciemos una crisis epiléptica es mantener la calma.

Lo siguiente que deberemos hacer es intentar despejar la zona de diferentes objetos con los que el paciente se pueda lesionar mientras duren estas convulsiones. Además, intentaremos colocarle algo suave y blando debajo de la cabeza. Deberemos evitar sujetarlo así como introducirle nada en la boca. Siempre que sea posible, lo colocaremos tumbado de lado para facilitarle la respiración y evitar que aspire su propia saliva. Es importante aflojarle la ropa apretada que pueda llevar. Nos mantendremos a su lado y contaremos el tiempo que dure la crisis. Tras esta, dejaremos que descanse y se recupere el tiempo necesario. Ahora, nuestra misión será tranquilizarle y llamar al 112 si:

– La crisis dura más de 5 minutos.
– No se despierta
– Está embarazada
– Se ha hecho daño durante la crisis