Cuando hablamos de la memoria nos referimos a la facultad que permite al ser humano retener y recordar hechos pasados. A medida que el ser humano envejece, esta facultad puede ir deteriorándose. Son diferentes los factores que inciden en este deterioro, el primero la edad, pero también otros factores como el estrés, las malos hábitos de vida o una enfermedad.

Independientemente de estos factores, podemos actuar para intentar que que esto no ocurra o minimizar sus efectos. Ralentizar el deterioro de la memoria es posible si cuidamos nuestro cerebro tomando las medidas adecuadas.

Una de estas medidas se centra en tener unos hábitos de alimentación saludables. Existen diferentes alimentos que contribuyen a mantener la memoria en óptimas condiciones. Mantener una buena nutrición e incluir estos alimentos en nuestra dieta diaria, permitirá cuidar nuestra memoria.

A continuación hablaremos sobre algunos de estos alimentos.

Pescados

 

Los ácidos grasos son esenciales para proteger y nutrir nuestro cerebro. El salmón es un alimento rico en Omega 3 y Omega 6, gracias a la investigación sabemos que esta sustancia nos ayudará a mejorar nuestra capacidad de aprendizaje, mejorando la velocidad en la conexión entre neuronas.

Otro de los componentes beneficiosos del pescado, es el fósforo. Presente en las membranas neuronales, el fósforo lo encontraremos sobretodo en los pescados azules.

Está demostrado que estos nutrientes influyen de manera positiva en el estado de la memoria y protegen del deterioro cognitivo y frente a las enfermedades neurodegenerativas.

Se recomienda consumir pescado al menos dos veces por semana.

 

Frutos secos

 

Los frutos secos son otra gran fuente de Omega 3 y de fósforo. Además tienen vitaminas del grupo B, magnesio y vitamina E. Con todo esto, nos encontramos ante un alimento importantísimo para la salud de nuestro cerebro.

Otro factor importante es que los frutos secos contienen una gran cantidad de antioxidantes, elementos que retrasan el envejecimiento de las neuronas. Las nueces destacan por sus beneficios, pero no debemos olvidar a las almendras o avellanas. Comer un puñado al día, es perfecto.

Frutos rojos

 

Los frutos rojos son ricos en antioxidantes y ayudan a prevenir y ralentizar los efectos del paso de la edad en el cerebro. Son muy beneficiosos para mantener la memoria y reducir el impacto de enfermedades como el alzheimer.

Además contribuyen a mejorar la comunicación entre las neuronas.

Chocolate

 

Aunque puede considerarse prohibitivo para algunas personas por su aporte calórico, en realidad el chocolate tiene más beneficios que inconvenientes.

Se trata de un gran aliado para estimular la circulación sanguínea en el cerebro gracias al flavanol, uno de sus componentes. Además, este elemento es un aliado contra la fatiga, el insomnio y los signos del envejecimiento.

Te recomendamos consumir el chocolate puro y en sus formas más naturales y evitar que esté muy procesado.

Alimentos integrales

 

El ácido fólico y la Vitamina B6 contribuyen a mantener en forma nuestro cerebro. Además, gracias al elevado contenido en fibra, estos alimentos ayudan a regular el colesterol y el azúcar en sangre.

Consumir alimentos integrales, nos ayudará a mejorar la memoria y la concentración e incluso nos permitirá reducir el estrés.

Por sus múltiples beneficios, nuestra dieta debería estar compuesta de un 50% de alimentos integrales.

Para que el cerebro funcione de manera adecuada, necesita que la alimentación sea equilibrada y variada. Todas aquellas medidas que tomemos en este sentido y que beneficien a nuestro organismo, serán beneficiosas para el cerebro y la memoria.