El ictus o accidente cerebrovascular (ACV) es una de las causas más frecuentes de muerte en los países desarrollados. De hecho, se calcula que uno de cada 6 españoles padecerá uno a lo largo de su vida.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, el accidente cerebrovascular puede evitarse. Descubre qué puedes hacer para evitar sufrir uno.

Prevención de ictus: consejos que evitarán que lo sufras

Un ictus puede deberse a factores hereditarios o a hábitos de vida inadecuados. Haber sufrido uno también aumenta las probabilidades de que vuelva a ocurrir. Pero en todos estos casos, la prevención es importante.

No fumes

El tabaquismo es una de las causas más frecuentes del ACV. Abandona totalmente el tabaco, ya que la probabilidad de padecer el ictus se relaciona directamente con la cantidad de cigarrillos que fumamos al día. Así que lo mejor es no fumar ninguno.

No abuses del alcohol

Más de un millón de ictus se producen por abuso de alcohol. El consumo excesivo de bebidas de alta graduación predispone especialmente a padecer un ictus. Así que, si tomas bebidas alcohólicas, hazlo solo en pequeñas dosis y bebidas de baja graduación alcohólica, como vino o cerveza.

Reduce los niveles de colesterol LDL

Y aumenta los niveles de HDL (colesterol «bueno»), ya que este elimina el exceso del colesterol LDL (colesterol «malo»). Por ello, evita consumir alimentos con ácidos grasos saturados, aumenta los que tengan ácidos grasos omega-3 y practica ejercicio aeróbico, como correr o ir en bicicleta. Si no logras hacerlo con la dieta y el ejercicio, consulta a tu médico.

Sigue una dieta equilibrada

Además de consumir menos ácidos grasos saturados, toma suficiente fruta y verdura, proteínas de origen vegetal, pescado y carnes blancas. Se trata de comer un poco de todo.

Controla la tensión arterial

La hipertensión arterial es la principal causa de este problema. Revisa periódicamente la tensión arterial y, si es necesario, consulta al médico para que te recete la medicación adecuada para bajarla.

Controla la diabetes

Si padeces diabetes o niveles de glucosa altos, mantén un control adecuado. El médico te dirá la frecuencia con la que debes realizarte los análisis y si necesitas tomar medicamentos para tratarla. Una diabetes no tratada predispone a padecer un ACV.

Evita el sedentarismo

Como hemos visto, el deporte aeróbico baja los niveles de colesterol «malo» o LDL. Además, pasar largas temporadas sin actividad física es sumamente negativo y predispone a esta enfermedad, así que practica un poco de ejercicio todos los días.

Vigila las patologías cardíacas

A menudo, un ictus se produce porque un coágulo migra de las paredes de las arterias del corazón a las del cerebro. Por ello, sigue un tratamiento adecuado si padeces arritmias, tendencia al infarto o fibrilación auricular; que son tres de las patologías cardíacas que pueden producirlo.

Evita la obesidad

Normalmente, las anteriores medidas (practicar ejercicio, tener una dieta equilibrada, etc) evitarán la ganancia de peso. Pero si, por causas genéticas o una dieta inadecuada, padeces sobrepeso, deberás seguir una dieta para disminuirlo. Si se debe a causas endocrinas, consulta a tu médico.

Evita el estrés

No te preocupes innecesariamente y ten una actitud positiva ante la vida. Muchas personas que padecen un ACV, después sufren depresión o traumas psicológicos. Si has afrontado un problema de este tipo, piensa que has tenido la suerte de sobrevivir y te ha sido dada una segunda oportunidad para disfrutar de la vida. El apoyo de los familiares aquí resulta clave.

Por último, si has padecido un ictus, deberás seguir un tratamiento. Al principio, los progresos pueden ser lentos. Pero la mayor parte de los pacientes consiguen recuperarse gracias al tratamiento en una clínica adecuada. En las clínicas Neural contamos con especialistas con experiencia en prevención y salud cerebral.