aprendiendo a ser felices
07 septiembre, 2018
Neural

La genética no es la responsable al 100% de nuestra felicidad. Ni tampoco lo es nuestro nivel de vida. Ser feliz requiere dedicación, esfuerzo y algunas rutinas. La felicidad depende en un 40% de nosotros mismos.
Enseñar a ser feliz no es fácil. Existen numerosos cursos que pueden ayudarnos, como el que ha creado la Universidad de Yale y que se ha convertido en el más exitoso de su historia.

¿Qué es el córtex?

El córtex nos ayuda a tomar decisiones. Aunque es muy útil para sobrevivir, no lo es tanto para saber qué nos hará felices. Nos advierte que acercarnos demasiado a un precipicio no es buena idea porque podemos caer. En estos casos, casi siempre acierta y por esto hemos sobrevivido como especie. En cambio, también nos dice que con una casa más grande y un mejor coche seremos más felices. Con estas decisiones, falla casi siempre.

No debemos fiarnos de todo lo que nos dice nuestro cerebro. Nos puede estar engañando.

El córtex es como una ‘app’ predictiva, que la especie humana tardó millones de años en insertar al lóbulo frontal. Solo nuestra especie lo lleva incorporado. Es fiable para manejar nuestra seguridad, pero no nuestra felicidad. No nos engaña a propósito, simplemente hace sus cálculos y se lanza a la piscina.

La Psicología y la Buena Vida, el curso con más alumnos

Según el último informe mundial sobre la felicidad, España se encuentra en la posición 36 de este ránking que lidera Finlandia. Además, corrobora que la felicidad no va acorde al estatus económico. Un claro ejemplo es el de EEUU, dónde se ha duplicado la renta per cápita desde 1972, pero ha disminuido el bienestar.
En este sentido, Laurie Santos, profesora de ‘La Psicología y la Buena Vida’, el curso con más alumnos en la historia de la Universidad de Yale, afirma que los alumnos inscritos en su curso no son felices, aunque pertenecen a la crema de las universidades americanas.

La propia Laurie afirma que es necesario practicar la felicidad, y que se puede aprender a ser feliz. Eso sí, requiere de un gran esfuerzo intencional y hay que dedicarle tiempo. En su curso se centra sobre todo en el comportamiento, intentando que las personas cambien sus hábitos para que puedan ‘cultivar’ la felicidad.

Algunos consejos que se ‘enseñan’

Durante el curso (disponible a través de al aplicación coursera) los alumnos deben realizar una serie de ejercicios a lo largo de una semana y comprobar los resultados. Algunos de estos ejercicios son:

1. Elaborar una lista de las cosas por las que se sienten agradecidos

2. Dormir más y mejor, unas 8 horas diarias

3. Meditar unos 10 minutos cada día para aumentar la atención plena

4. Compartir más tiempo con la familia y los amigos, las relaciones personales son fundamentales.

5. Fomentar las conexiones reales y utilizar menos las redes sociales. Es importante no dejarse engañar por las sensaciones de satisfacción que ofrecen estas.

Desde Clínicas Neural os animamos a  practicar la felicidad, podéis empezar con estos sencillos ejercicios durante una semana y comprobar los resultados.