Conducta sexual tras un Daño Cerebral Adquirido

Hoy en día, la sexualidad sigue siendo una asignatura pendiente en muchos ámbitos de la sociedad. La sexualidad forma parte de la vida de todas las personas, por lo que es necesario abordarla. También de las personas con DCA. A través del siguiente artículo, explicaremos cómo la conducta sexual tras un Daño Cerebral Adquirido puede verse alterada.

La conducta sexual tras un Daño Cerebral Adquirido, ¿qué sucede?

La sexualidad es una parte integral de las personas durante toda su vida, aunque sufran cualquier tipo de lesión.

La conducta sexual tras un Daño Cerebral Adquirido puede verse alterada. El comportamiento de las personas que lo han sufrido pueden sufrir alteraciones tanto en los aspectos emocionales como en los conductuales. Las causas de esta afección están en la propia lesión. Ya sea de manera directa o indirecta. El DCA puede haber afectado a los centros superiores y estos pueden cambiar y controlar una respuesta refleja (como la erección, eyaculación o lubricación vaginal) influida por un estado emocional.

De este modo, las principales manifestaciones de carácter sexual que pueden aparecer tras la lesión cerebral son:

Desinhibición en la conducta sexual

Las personas con lesión frontal son las que normalmente presentan este problema. Estas personas pueden tener un continuo deseo de estar con su pareja, sin preocuparse por el resultado. Aparecerán conductas repetitivas y/o compulsivas en comportamiento sexuales como la masturbación. Además no se prestará atención al contexto social ni si el momento es el adecuado. En la interacción con la pareja no buscarán que el resultado sea placentero o satisfactorio. También pueden presentar cierta desinhibición verbal con muchas connotaciones sobre los genitales y la sexualidad.

Inhibición en la conducta sexual

Estas conductas se relacionan más con una causa psicológica que como consecuencia del propio daño. Las personas pueden retraerse durante las relaciones sexuales por temor al fracaso. Puede deberse a problemas de autoestima, ansiedad, depresión o a sentimiento de culpabilidad. En este caso, el apoyo de la pareja es fundamental.

Disminución del interés sexual

Se trata de una conducta relacionada con la anterior. Es más frecuente en personas que han sufrido un accidente cerebro-vascular. En este caso se produce una disminución en la frecuencia de relaciones. Existe cierto miedo a la intimidad y ansiedad ante la interacción sexual otras personas. Además, puede generar apatía o inseguridad en la persona.

¿Cómo podemos reaccionar?

Lo más importante es reaccionar con tranquilidad. Tanto la pareja como la familia y/o amigos deber ser conscientes que estos comportamientos se deben directa o indirectamente a la propia lesión. Aunque las conductas o situaciones de carácter sexual puedan ser comprometidas, deberemos ser conscientes de ello.

Deberemos asumir que la persona con DCA puede haber cambiado su comportamiento en el terreno sexual. Al igual que con otros cambios relacionados con su personalidad, es importante dar un tiempo de reajuste en las relaciones sexuales.

Del mismo modo, en determinadas conductas (como en conductas desinhibitorias), es necesario poner límites. No hay que ser demasiado permisivos/as ni eludir estas actitudes. Como hacemos con otros aspectos de su personalidad y secuelas, deberemos hacer frente a ellos.

No tenemos que sentirnos culpables. Para facilitar la interacción sexual y que esta vuelva poco a poco, a la normalidad, tenemos que fomentar la comunicación.

En general, las personas con Daño Cerebral Adquirido sufren alteraciones de la conducta. La heterogeneidad del tipo de alteraciones y del grado de las mismas, vienen determinadas, entre otras causas, por la gravedad de la lesión. Como hemos visto, estas alteraciones afectan también a su sexualidad. 

Aunque la conducta sexual tras un Daño Cerebral Adquirido puede sufrir alteraciones, recuerda que toda persona merece ser querida, amada y deseada. Por esto es necesario que también los y las pacientes con DCA se sientan así. Nuestra misión es ayudarles a volver a sentirlo.

Recuerda que debes consultar con los/as profesionales tus dudas. Te ayudarán a afrontar esta situación y resolverán tus dudas. En estos casos, estar informados/as es fundamental.

Y en este sentido, en Neural podemos ayudarte.

Solicita una primera visita para que valoremos tu caso.