campus neural-2017

Si preguntásemos a un neuropsicólogo, ¿qué desearías haberle recomendado a tu paciente hace 10 años? La respuesta posiblemente sería: que hubiese cultivado una buena reserva cognitiva.

La reserva cognitiva es el concepto que utilizamos para hablar de la capacidad que tiene nuestro cerebro de compensar las lesiones cerebrales que acontecen cuando se sufre por ejemplo un ictus o demencia, esta ‘reserva’ es algo así como la cosecha que tienes guardada en el desván y que utilizas cuando más la necesitas.

En términos neurológicos, la manera que tenemos de cultivar esa reserva cognitiva es aumentando los niveles de BDNF, una sustancia que nos ayuda a generar neuronas nuevas y que permite el fenómeno de neuroplasticidad, haciendo que las neuronas puedan cambiar de estructura para ejercer la función de aquellas que han sido dañadas.

Como especialistas en rehabilitación neurológica, sabemos lo importante que es cuidar de la salud de los más pequeños ya que en función de esto tendrán mayor o menor probabilidad de desarrollar enfermedades que afecten a su sistema nervioso central, así como hábitos que lo perjudiquen.

Para ello, hemos puesto en marcha unos programas que ayudarán a tu hijo a consolidar hábitos saludables, mejorar sus capacidades cognitivas y sociales, así como prevenir la aparición de conductas o hábitos que afecten a su desarrollo.