Las raíces del autismo
20 noviembre, 2018
Neural

El Trastorno del Espectro Autista es una condición del neurodesarrollo que empieza en edad infantil y dura toda la vida. Este trastorno afecta a cómo la persona se comporta y aprende, a cómo se comunica e interactúa con otras personas. Pueden presentar patrones de comportamiento, de intereses o de actividades repetitivos, con dificultades para hacer frente a cambios inesperados. Pero, ¿cuáles son las raíces del autismo?

Las raíces del autismo: ¿origen genético?

Durante décadas, cuando un niño/a era diagnosticado/a con Autismo, los padres y madres solían culparse a si mismos/as. Lo mismo hacía la comunidad médica, al considerar la causa una ‘mala y distante educación’.

No fue hasta 1964, cuando el psiquiatra Bernard Rimland, padre de un niño autista, se preguntó si las raíces del autismo podían estar en la genética.

Mas tarde, en 1977 Susan Folstein y Michael Rutter, del Instituto de Psiquiatría de Londres, descubrieron que los genes desempeñaban un papel importante en el TEA. Lo descubrieron gracias al estudio genético en gemelos. Aún así, pasarían décadas hasta que la investigación consiguiese encontrar estos genes.

Tras mucho esfuerzo, en el año 2003 finalizó el Proyecto Genoma Humano, en el que se invirtieron muchos recursos. Estos avances sirvieron para que investigadores americanos analizaran los genomas de miles de personas con y sin TEA. Esto permitió identificar cientos de factores genéticos que pueden estar relacionados con el trastorno. Alrededor de 12 de estos genes parecen influir directamente en personas con autismo. Pero otros muchos, tienen impactos más pequeños.

Todos estos genes nos ofrecen pistas sobre las raíces del autismo. Pero no explican el desarrollo del cerebro o qué causa los diferentes síntomas.

Un periodo crítico: Desarrollo cerebral prenatal

El Trastorno del Espectro Autista afecta de diferente manera a cada persona. Así, algunos niños/as tendrán dificultades para interactuar o manejar emociones, otros/as pueden tener grandes talentos y un rango limitado de intereses, otros ni siquiera podrán hablar y tendrán discapacidades cognitivas significativas.

Su entorno empieza a notar que algo está mal, al primer año de vida de un niño/a. Pero empieza a gestarse mucho antes.

Tras el nacimiento, el cerebro continúa desarrollándose. Pero se va construyendo durante el embarazo, cuando las neuronas y otras células cerebrales forman sus primeras conexiones entre sí.

Muchos de los genes que pueden influir en el autismo, están involucrados en el desarrollo prenatal de la corteza cerebral. Por este motivo, algunos estudios afirman que durante el primer o segundo trimestre del embarazo, es cuando el desarrollo cortical puede verse interrumpido. Cada vez nos acercamos más a las raíces del autismo.

La importancia de la intervención temprana

Los objetivos de la investigación se centran en conseguir diagnósticos y tratamientos más precisos. Por esto es importante conocer las raíces del autismo, las causas y consecuencias de los problemas de desarrollo que se asocian al autismo.

Actualmente, el diagnóstico puede darse a partir del segundo año de vida. Se basan en patrones de comportamiento.

Identificar las características estructurales o funcionales del cerebro que preceden a estos comportamientos, permitiría realizar un diagnostico y tratamiento temprano. Los beneficios de una intervención temprana, son numerosos.

Algunos estudios ya trabajan en ofrecer diagnósticos tempranos. Uno de ellos, el realizado por Joseph Piven y su equipo de la Universidad de Carolina del Norte en 2017, han conseguido predecir 9 casos de autismo de los 11 que se diagnosticaron posteriormente. Las exploraciones cerebrales con MRI funcional, han conseguido hacer diagnósticos a los seis meses.

Actualmente, los tratamientos se centran en terapias de comportamiento y de comunicación, que les permiten desarrollar nuevas habilidades.

En Clínicas Neural, tenemos un equipo multidisciplinar especializado en el diagnóstico y tratamiento de las personas con Trastorno del Espectro Autista.

Ayudamos al niño/a a desarrollar todo su potencial, apoyando a la familia, a su entorno y coordinando esta intervención con el centro educativo.

Solicita una primera visita para que valoremos tu caso