Autismo
13 julio, 2018
Clínicas Neural

Cuando llega el verano, los niños y niñas están pendientes de las notas finales de curso. La ilusión con la que se espera el periodo estival, puede desvanecerse ante un boletín lleno de suspensos. Además, el temor ante la reacción de padres y madres, hace que sea un momento de inflexión previo a las vacaciones.

En esta tesitura se encontró una niña que además tiene trastorno del espectro autista (TEA).

Malas notas: La inesperada reacción

El boletín de notas de Sophie, una niña australiana con TEA, estaba lleno de insuficientes. La niña rompió a llorar porque entendía que había «decepcionado a todos«, ya que había sacado solo insuficientes por segundo año consecutivo.

Su padre no pudo soportar ver así a a su hija de nueve años. Por esto, decidió elaborar un nuevo boletín en el que se destacasen las virtudes de Sophie. «Es maravillosa en diversión, en su amor por los perros y, por supuesto, en ser la mejor hija del mundo» afirma su padre. Así, elaboró el siguiente boletín de notas: 

Diversión: Sobresaliente

Le encantan los perros: Sobresaliente

Sabe pelear contra chicos: Sobresaliente

Dibujar y fabricar robots: Sobresaliente

Imaginación: Matrícula de honor

Mejor hija del mundo: Matrícula de honor

La historia de Sophie

Sophie fue diagnosticada con TEA a los tres años. Durante este curso, ha asistido a un colegio convencional y a tres tutorías semanales después de clase, al no aprobar el año pasado.

Sus padres eran conscientes que la niña había trabajado muy duro. Había conseguido muchos avances fuera del colegio y tenían esperanzas que hubiera mejorado en escuela. Al ver el boletín, Sophie se vino abajo y se sintió muy decepcionada, pensaba que la recompensa sería mejor que la del año anterior.

Lejos de molestarse o decepcionarse, sus padres estaban orgullosos. Sabían que se había esforzado mucho y había trabajado duro. Por esto, su padre decidió elaborar este nuevo boletín con todas las cosas que la convierten en única y hacen que Sophie sea Sophie. La reacción de la niña fue la que buscaban. «Le encantó y está muy animada desde que se lo dimos» afirma el padre.

Además el padre compartió el boletín en las redes sociales para «mostrar a los demás que no están solos`». Esta acción tuvo mucha repercusión mediática, generando numerosos mensajes de apoyo.

La respuesta de Sophie

Sophie decidió devolverle el favor a su padre. Le escribió otro boletín de notas, valorando a su padre. Solo una pega, le puso un notable en «diversión» para «animarle a mejorar».

Este es el boletín de notas de Sophie:

Pesado: Sobresaliente

Me quiere: Sobresaliente

Divertido: Notable

Lucha conmigo: Aprobado

Me ha hecho cuenta de Twitter: Matrícula de honor

Mejor padre del mundo: Matrícula de honor