Alteraciones sensitivas en pacientes con Autismo

La capacidad de reflexionar sobre nuestros propios pensamientos y emociones es una característica intrínseca del ser humano.

Los niños que presentan trastorno del espectro autista (TEA) pueden tener menos desarrollada esta capacidad y puede afectarles a lo largo de toda su vida. Además, esta alteración en la cognición social, va acompañada de una experiencia perceptiva del mundo, muy diferente. Hoy en día, la experiencia sensorial atípica se produce en hasta el 90% de niños y niñas con este trastorno.  

Alteración de las capacidades sensoriales

Los déficit en la comunicación e interacción social, así como conductas repetitivas o intereses restringidos, son características frecuentes en pacientes con Trastorno del espectro autista. Además, pueden presentar con cierta frecuencia alteraciones sensoriales que se clasifican en:

  • Auditivas: Hipersensibilidad a sonidos.
  • Visuales: Pueden presentar desincronia entre la visión y la audición o dificultades en aspectos relativos a la visión focal.
  • Táctiles: Dificultad a la hora de abrazarles o tocarles. Además pueden presentar reacciones exageradas ante determinadas texturas.
  • Olfativas: Pueden rechazar determinados olores cotidianos.
  • Gustativas: Problemas ante sabores cotidianos, o buscar sabores fuertes o picantes.
  • Vestibulares: balanceo para mejorar el equilibrio.
  • Propioceptivas: Problemas con la ubicación espacial, de motricidad o sinestesia.

¿Causa o consecuencia?

Las alteraciones en los sentidos son características propias del autismo. Además, estas son visibles en la primera etapa de la infancia y pueden augurar otras alteraciones más adelante. Por ejemplo, pueden predecir déficits en la función social y cognitiva en adultos.

Los problemas sensoriales asociados al TEA, reflejan alteraciones en los circuitos neuronales dedicados a los sentidos. Esto quiere decir que probablemente, no sean consecuencia de una alteración cognitiva, más bien una posible causa. Esta afirmación es un cambio en diferentes teorías actuales en las que los déficits sensoriales se consideran fenómenos causados por carencias en el procesamiento sensorial.

El autismo afecta todos los dominios de la experiencia humana: desde la sensación y la percepción hasta el comportamiento motor, la emoción, la comunicación y la cognición. Comprender cómo se relacionan entre sí, es un desafío para la investigación.

En conclusión, investigar los síntomas sensoriales puede ayudar a desenredar esta complejidad. Conocer qué alteraciones afectan a varios dominios, puede abrir nuevas vías de investigación.

El equipo muldidisciplinar de Neural está especializado en el diagnóstico y tratamiento de personas con trastorno del espectro eutista. Consúltanos.