La demencia en adultos jóvenes

La demencia suele afectar principalmente a las personas mayores, generalmente a partir de los 65 años. Pero no siempre es así, ya que puede aparecer mucho antes. De hecho existen casos en los que se ha diagnosticado en personas de 40 o 50 años o incluso, cuando apenas han cumplido los 30. En este artículo profundizaremos en las características de la demencia en adultos jóvenes.

Características de la demencia en adultos jóvenes

La demencia en adultos jóvenes es similar a otros tipos de demencia. Estas personas tienen los mismos problemas, pero su impacto es diferente. 

El diagnóstico a estas edades suele ser más complicado, debido a la juventud de los afectados. Además, algunos síntomas pueden confundirse con otras patologías, por lo que será necesario un examen más exahustivo. Eso sí, los síntomas son similares en todas las demencias, independientemente de la edad de inicio. Realizar un diagnóstico temprano es fundamental para poder aplicar cuanto antes el tratamiento correspondiente.

Los síntomas de la demencia a edades tempranas pueden confundirse con síntomas de deficiencias de vitaminas y hormonas, depresión, reacción a medicamentos, infecciones y tumores cerebrales. Para diferenciar estas condiciones particulares y poder diagnosticar una demencia, será necesario:

  • Disponer de una historia médica detallada.
  • Realizar un examen físico y neurológico completo.
  • Disponer de pruebas de patología.
  • Pruebas de imagen mental.
  • Evaluación psiquiátrica.
  • Evaluación neuropsicológica.

Existen diferentes tipos de demencia, con sus síntomas característicos y causado por tipos específicos de cambios en el cerebro.

¿Qué causa la demencia en adultos jóvenes?

En adultos jóvenes, el tipo más común de demencia que suele diagnosticarse, es la enfermedad de Alzheimer. Su causa es la acumulación de proteínas en el cerebro que dañan las células nerviosa.

Otro causante puede ser la demencia vascular. Para prevenirla, es necesario mantener controlados los factores de riesgo vascular como el colesterol, hipertensión o la diabetes.

La demencia frontotemporal está causada por la degeneración de dos regiones cerebrales, la región temporal y la frontal, ambas involucradas en el lenguaje y en el control del comportamiento.

En el artículo ¿Cómo pueden los “millenials” reducir el riesgo de padecer demencias?’ exponemos algunas recomendaciones para cuidar nuestra salud e intentar prevenir estas enfermedades.

Si tienes alguna sospecha de demencia, consulta con tu médico. Recuerda que un diagnóstico temprano es muy importante. 

¿Qué sucede después de un diagnóstico de demencia en adultos jóvenes?

Diagnosticar una demencia en personas jóvenes puede suponer un shock tanto para la persona afectada, como para sus familiares y amigos.

A nivel psicológico, el impacto de la percepción de pérdida de independencia es mayor en estas personas, ya que se ven obligados a abandonar las tareas habituales de su edad. Dejar de trabajar o dejar de realizar tareas cotidianas como conducir o viajar, son algunas de ellas. Así, abandonar la actividad laboral va más allá de la pérdida económica que pueda suponer.

La autoestima de estas personas puede verse seriamente afectada, ya que estos pacientes dejar de realizar diferentes actividades. Su propia percepción de utilidad quedará afectada si no entienden ni se adaptan a esta nueva situación. Además, puede provocar su aislamiento.

A nivel familiar supone otro trastorno. Durante la fase previa al diagnóstico, las relaciones familiares pueden haberse deteriorado debido a los trastornos conductuales propios de la demencia. Además, tras su diagnóstico es posible que algún familiar, también en edad activa, se encargue de su cuidado. Esto puede afectar a los proyectos de familia o de pareja al asumir responsabilidades adquiridas en el cuidado de la persona con demencia.

No tenemos que olvidar que podemos solicitar asesoramiento e información como también ayuda emocional. En Neural, podemos ayudarte.