¿Qué es una hemorragia subaracnoidea?

La hemorragia subaracnoidea (HSA) ocurre dentro del espacio subaracnoideo. Este área está ubicada entre el cerebro y los tejidos que lo cubren. En ella circula el fluido cerebroespinal, y se responsabiliza de proteger al cerebro de lesiones, actuando como un cojín. Por esto, una lesión en este espacio puede tener unas consecuencias drásticas.

¿Cuáles son los síntomas y las causas de una hemorragia subaracnoidea?

El síntoma principal es un dolor de cabeza repentino y severo. Además puede presentarse dolor de cuello, confusión, irritabilidad, náuseas, visión doble, etc. Las personas que lo han sufrido, lo describen como el peor dolor de cabeza que nunca han tenido.

También puede ocurrir como resultado de un traumatismo en la cabeza y estar relacionados con aneurismas cerebrales. Estos aneurismas pueden formar un coágulo. Se trata de la condición responsable en la mayoría de los casos.

Los aneurismas cerebrales pueden ocurrir a cualquier edad. Su mayor incidencia está entre los 40 y 65 años. Además son más comunes en mujeres, en fumadores y en personas con la presión arterial alta.

Estos síntomas de la hemorragia aparecen de repente, llegando a perder el conocimiento rápidamente.

¿Cuál es el tratamiento de una hemorragia subaracnoidea?

 Es importante buscar atención médica o dirigirse en cuanto antes a un centro hospitalario. Actuar de manera rápida es importante para salvar la vida y reducir la posibilidad y el alcance del daño cerebral.

El sangrado y la presión pueden acumularse en el cerebro, llevando al coma y daño cerebral adicional. Los medicamentos o el drenaje permiten aliviar esta presión.

Otro factor importante es identificar y tratar la causa de la hemorragia. A menudo puede producirse una nueva hemorragia del mismo aneurisma sin tratamiento. También es posible utilizar la cirugía para cortar o cerrar el aneurisma y detener el sangrado futuro.

¿Se puede prevenir?

Aunque es complicado, sí existen algunas recomendaciones para prevenir la hemorragia subaracnoidea. Hay que identificar problemas potenciales dentro del cerebro. La detección temprana, así como el tratamiento de un aneurisma cerebral, puede prevenir una hemorragia posterior en el espacio subaracnoideo.

Fumar, el alcohol, el consumo de drogas o fármacos, son factores de riesgo. Además, debemos llevar una dieta saludable y equilibrada, hacer ejercicio y controlar nuestro peso.

En definitiva, la mejor prevención es cuidar nuestra salud e implantar modos de vida saludable.

En Neural podemos darte algunos consejos y ayudarte.