Conocer los síntomas de un traumatismo cranoencefálico y sus posibles tratamientos nos permite identificar esta patología y disfrutar de las mejores pautas de recuperación, siempre de la mano de especialistas en este ámbito como los de las Clínicas Neural.

¿Qué es un traumatismo craneoencefálico?

Se trata de una lesión física producida en el tejido cerebral que puede producir alteraciones temporales o definitivas de las funciones del cerebro. Para diagnosticar con seguridad la existencia de uno de estos traumatismos, necesitamos hacer estudios radiológicos.

Entre las causas de un traumatismo craneoencefálico se encuentran las caídas, los accidentes, los golpes recibidos en agresiones y las actividades deportivas.

Tipos de traumatismo creaneoencefálico

Según el tipo de lesión, podemos distinguir los siguientes traumatismos craneoencefálicos:

 Conmoción, que dura menos de 6 horas y es una alteración transitoria del estado mental después de un golpe.

– Contusiones cerebrales, que pueden alterar diversas funciones del cerebro llegando a ser necesaria la cirugía.

– Daño axonal difuso, que no implica una lesión específica focal, pero sí puede provocar una pérdida de consciencia que dure más de 6 horas.

– Los hematomas, que son colecciones de sangre en la zona del encéfalo. Se dan en lesiones cerradas y pueden ser intracerebrales, subdurales o epidurales, dependiendo de la zona del cerebro donde se acumule la sangre.

– Las fracturas de cráneo, lesiones penetrantes que pueden implicar riesgos especiales, como lesiones en el cerebelo.

Síntomas de un traumatismo craneoencefálico

El primer síntoma que solemos percibir en una persona que padece un traumatismo craneoencefálico es la pérdida del conocimiento durante unos minutos. Si la lesión es menor, el síntoma principal puede ser la aparición de confusión o amnesia retrógrada. En algunas personas también pueden aparecer convulsiones.

La duración de la pérdida de consciencia y de la confusión es siempre proporcional a la gravedad de la lesión, por lo que no puede especificarse.

Escala de Glasgow

Una herramienta indispensable que usamos para valorar la gravedad de los síntomas de un traumatismo de cráneo es la Escala del Coma de Glasgow. Se trata de un sistema de puntuación que permite medir el alcance de la lesión, teniendo en cuenta la apertura de ojos y las respuesta verbal y motora.

Las puntuaciones que tenemos en cuenta y su significado son:

– De 3 a 8: traumatismo craneoencefálico grave.

– De 9 a 13: traumatismo craneoencefálico moderado.

– De 14 a 15: traumatismo craneoencefálico leve.

En el caso de niños y lactantes usamos la Escala del Coma de Glasgow modificada, adaptada a las características de su sistema cognitivo.

Si se produce un hematoma epidural, hay que tener en cuenta que sus síntomas aparecen entre minutos y horas después de la lesión, previa existencia de un intervalo de lucidez. Entre los más habituales, se destacan:

– Cefalea en aumento.

– Reducción del nivel de consciencia.

– Problemas neurológicos focales.

– Dilatación de pupilas, que no reaccionan a la luz.

El resto de hematomas puede causar déficit neurológico focal y disminución de la consciencia.

Finalmente, cabe destacar también la existencia de síntomas a largo plazo, producidos sobre todo cuando hay lesiones estructurales importantes. Entre ellos destacamos la amnesia, los cambios en el comportamiento, los trastornos del sueño y una función intelectual disminuida. En un pequeño número de pacientes también pueden aparecer convulsiones tardías, alteraciones motoras y trastornos de la marcha o el equilibrio.

En los casos más extremos, y si se ha visto afectado el tronco encefálico, uno de los síntomas del traumatismo craneoencefálico puede ser un estado vegetativo persistente, difícil de recuperar cuando su duración es superior a 3 o 6 meses.

El diagnóstico temprano de un traumatismo craneoencefálico, teniendo en cuenta estas características, es esencial para que haya una evolución favorable. Por eso, acude rápidamente a nuestros especialistas ante una situación que haga sospechar que se trate de una lesión de este tipo.