El siguiente artículo está dedicado especialmente a los bebés y niños que necesitan mejorar la integración de una de sus extremidades superiores. Más allá de la rehabilitación, necesaria en estos casos, queremos proponeros algunas actividades sencillas que podéis realizar dentro de vuestra rutina diaria y que ayudará a que vuestro hijo haga un uso bilateral de ambas manos.

Aprovecha un momento con tu bebé en casa para interaccionar con él a través de los siguientes juegos:

  • Jugar al cucú-tras con ambas manos tapando su cara.
  • Anima a tu bebé a despedirse con una mano y luego con la otra.
  • Sostén al bebé delante de un espejo y aliéntalo a que extienda los brazos y a tocar su reflejo con ambas manos.
  • Explotar burbujas / pompas haciendo palmas. (golpeando una mano con otra).
  • Haz que tu hijo sostenga el pompero mientras sopla las burbujas.
  • Jugar a juegos de palmas y canciones de acción que impliquen realizar una coreografía con las manos.
  • Leer libros y cuentos con tu hijo. Anímalo a sostener el libro, girar las páginas y señalar a las imágenes.
  • Hacer una torre de bloques y animar al bebé a derribarlos. Si tu bebé tiende a usar una sola mano, construye la torre más cerca de la otra mano.
  • Anima a tu hijo a alcanzar, sostener, pasar de una mano a otra y manipular juguetes y objetos. Si tu hijo tiende a usar sólo una mano, coloca los juguetes cerca de la otra mano. Alternativamente, utiliza juguetes grandes para que se requieran dos manos o dale dos juguetes diferentes para que los sostenga uno en cada mano.
  • Jugar a llevar juguetes blandos grandes. Rodar, lanzar y llevar pelotas grandes. Los objetos de gran tamaño fomentan que el niño tenga que usar ambas manos para transportarlos. Resulta interesante también que pueda llevar objetos usando ambas manos como una bandeja (palmas hacia arriba), así favorecemos de esta manera la supinación.
  • Mantener y empujar un carrito o cochecito de niño. Podemos también poner un peso adicional en el carrito o en el juguete.
  • Después de la hora de jugar, haz que tu hijo ayude a guardar sus juguetes en una caja de juguetes o en una cesta. Si tiene que llevar objetos grandes deberá usar ambas manos.
  • Si tu hijo tiende a usar solo una mano, prueba actividades que requieran el uso de las dos, como montar en un juguete o enhebrar cuentas.
  • Con la plastilina podemos realizar muchas actividades que impliquen ambas manos como rodar la “plasti” con un rodillo, sujetando el rodillo con ambas manos, hacer pelotas rodándolas entre las dos manos o churros.
  • Juego imaginario con un juego de té, peluches, muñecas, una caja registradora, teléfono, vestidos, kit de herramientas, kit médico, grandes cajas de cartón o una casa de cubículos. Todos estos juguetes fomentan el uso bilateral.
  • Jugar con marionetas de manos y títeres de dedos. Con este tipo de actividad también fomentamos la extensión de muñeca y dedos.
  • Dibujar con pinturas mientras utiliza la otra mano para mantener el papel firme.
  • Rompecabezas simples – deja algunas piezas del rompecabezas a la izquierda y algunas a la derecha para animar al niño a usar ambas manos al montar las piezas juntas.

El momento de las rutinas diarias es perfecto para alentar a tu hijo a que haga un uso de ambas manos:

  • En el momento que tu hijo te pida beber usa para ello una botella o un vaso con asas y ayúdalo a sujetar la botella o taza con asas con ambas manos. Disminuye gradualmente la cantidad de ayuda que le proporcionas.
  • Deja que tu hijo coma algunos alimentos con los dedos y que use las dos manos para explorar las texturas de los alimentos.
  • Durante el baño, que juegue con juguetes, recipientes, cucharas plásticas, esponjas y burbujas. Anima al niño a usar sus dos manos para jugar, salpicar, vaciar, revolver, lavar y encontrar juguetes. Deja que juegue a echar agua de un vaso a otro (uno en cada mano) y que estruje la esponja con ambas manos. Anímale a lavarse la barriga, la cara, las manos o el cabello
  • Deja que participe en la medida de los posible en las actividades de la vida diaria, pues la mayoría de estas son bimanuales, como por ejemplo el vestido: atar cordones, abrochar/desabrochar botones, echar pasta de dientes en el cepillo, lavarse las manos y la cara, etc.
  • Déjale que participe en tareas sencillas de cocina como revolver mientras sostiene el tazón con la otra mano, amasar, rodar el rodillo o usar cortadores de galletas.

Los momentos de esparcimiento en el parque son ideales para realizar actividades bilaterales:

  • Ir a un parque con columpios y animar al niño a mantenerse agarrado con ambas manos.
  • Montar en un triciclo o montar en un juguete y alentarlo a que se agarre con ambas manos.
  • Jugar en el parque con material de escalar, colgarse, subir las escaleras del tobogán, etc.

Si consideras que te ha resultado útil, la próxima semana te daremos más ideas para niños en edad escolar. ¡No te lo pierdas!