Qué regalar en Navidades
22 diciembre, 2017
Daño cerebral infantil

Con las Navidades a la vuelta de la esquina, seguro que todavía más de uno tiene algún regalo pendiente.

Desde principios de diciembre, muchas personas nos piden consejo sobre cuál es el mejor tipo de juguete para regalar a un niño, sobre todo cuando hay algún problema en su desarrollo y desean no sólo que les guste sino también que les ayude a mejorar sus capacidades.

Conocer las características de un juguete, nos permitirá adaptarlo a nuestras necesidades específicas. Por esto, los profesionales del área pediátrica de Neural han elaborado una serie de pautas que podéis tener en cuenta a la hora de decidiros por un juguete u otro. Se trata de recomendaciones generales que vendrán especialmente bien a niños con discapacidad física, auditiva o visual.

Para discapacidad motora, las características que debería cumplir el juguete son:

  • Que el juguete requiera ser “manejado” por el niño.
  • De puedas grandes, fáciles de coger o encajar.
  • Los pulsadores, botones, teclados deben ser grandes y fáciles de accionar.
  • Evitar que exijan mucha rapidez de movimiento, ni que impliquen la realización de movimientos precisos.

Para discapacidad visual, nos debemos fijar en los siguientes detalles:

  • Que el juguete sea de colores muy vivos y contrastados.
  • Que las partes del juguete estén bien diferenciadas con texturas, relieves y formas diferentes. Esto permite diferenciar a través del tacto.
  • Que las piezas no sean pequeñas y difíciles de diferenciar.

Para discapacidad auditiva, se recomienda:

  • Que existan efectos sonoros acompañados de otros tipos de estímulos como luces, vibraciones o imágenes perceptibles por el niño.
  • Que el sonido sea regulable y que tenga salida de auriculares para poder adaptarlo a la capacidad auditiva del pequeño.

¿Es posible divertirse y aprender al mismo tiempo? Con estas pequeñas recomendaciones creemos que sí, estas propuestas son interesantes para estimular las capacidades físicas y cognitivas, en las primeras fases del desarrollo, permitiendo además el entretenimiento y haciendo del aprendizaje algo divertido.