25 noviembre, 2019
Clínicas Neural

El parto prematuro se puede dar por diversos motivos, pero lo cierto es que resulta más común de lo que imaginamos. Esta serie de cuidados especiales desde casa, ayudarán a mantener la salud de tu hijo en un estado óptimo y que por fin podáis disfrutar de ese deseado y merecido tiempo juntos. Estos son:

  • Un entorno higiénico

Es muy importante lavarse las manos antes de tocar al bebé, así como mantener limpio todo lo que esté a su alrededor, especialmente la habitación. El pañal deberemos cambiarlo cada 4 horas aproximadamente, aunque no esté manchado. 

  • La importancia de la temperatura ambiente

Los niños prematuros pesan menos y tiene menos grasa, por este motivo, necesitan más ayuda para mantener el calor. Es importante mantener la casa a una temperatura entre 22 y 25 grados, algo más caliente de lo habitual. 

  • Visitas limitadas y con precaución

Es necesario dosificar las visitas, evitar que toquen mucho al bebé o que lo atosiguen. Los bebés prematuros son muy delicados y el contagio de cualquier afección podría resultar perjudicial. Por eso, debemos asegurarnos de que las personas que vienen a verlo estén totalmente sanas, y que no hayan pasado un resfriado o cuando otra enfermedad contagiosa recientemente. Ante la duda, mejor evitar. Ya habrá tiempo cuando el niño esté más fuerte. 

  • Paseos 

El pediatra del bebé o neonatólogo determinará cuándo es bueno empezar a pasear fuera de casa. Busca lugares tranquilos y bien ventilados para que el bebé pueda respirar aire puro y podáis disfrutar el momento, seguramente sea agobiante para ambos que respire humos o haya mucha gente por la calle.

  • Alimentación en el bebé prematuro

Los bebés prematuros tienen aún los músculos de succión débiles, por lo que tardarán un poco más en poder llevar una alimentación normal. 

Así, tanto si toman pecho como si toman biberón, las tomas deben ser más pequeñas y frecuentes que las de un bebé convencional. 

  • Enfermedades y vacunaciones

La vacuncación infantil es muy importante llevarla bien controlada, independientemente de la edad gestacional con la que haya nacido el bebé. Consulta con su pediatra el calendario vacunal y cumplid los tiempos que marque ¡su salud es lo más importante!

  • Tiempos de descanso

En un bebé prematuro, el sueño es imprescindible, ya que su sistema nervioso es muy vulnerable a los factores de estrés. Un ambiente relajado que facilite conciliar el sueño os ayudará y poco a poco veréis cómo va adquiriendo patrones de sueño-vigilia más regulares.

Y en caso de dudas….

Consultad con vuestro pediatra o médico de referencia. Es fundamental que viváis los primeros meses con serenidad, y la información os ayudará a ello. Recordad que todos los papás, sean o no primerizos, tienen dudas y miedos en los primeros meses, forma parte de un proceso lógico ya que deseáis lo mejor para vuestro hijo. 

En Neural recomendamos llevar a cabo un seguimiento semestral o anual para confirmar que todo va bien a nivel madurativo. ¿Cómo solicitarlo? Pidiendo cita de seguimiento con nuestro equipo médico e informando el motivo. 

Rodeados de gente positiva y de buenos consejos, estos miedos cobrarán menos protagonismo, y por último ¡confiad! Sois los que mejor lo conocéis y muchas veces, ¡todo lo que necesita es un buen achuchón!