Tras el diagnóstico por Alzheimer o cualquier otra demencia, surgen numerosas dudas que necesitan respuesta. ¿Es lo mismo Alzheimer y demencia? En este post, intentamos explicar todo lo que necesitas saber sobre la enfermedad de Alzheimer y qué relación tiene con la demencia.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad crónica. Sus síntomas aparecen de manera gradual y los efectos que tiene en el cerebro son degenerativos. Por lo tanto, provoca un lento declive. Aunque no tiene cura, los diferentes tratamientos pueden ayudar a retardar su progresión, mejorando la calidad de vida del paciente. No existe un patrón claro de personas a las que le afecta, pero sí existen diferentes factores de riesgo. Sobretodo la edad y personas con antecedentes familiares. La enfermedad de Alzheimer aparece de manera diferente en cada persona. Mientras algunas experimentan únicamente un daño cognitivo leve, otras experimentarán un inicio y progresión más rápido de la enfermedad.

¿Qué es una demencia?

La demencia es un conjunto de signos y síntomas producidos por una alteración cerebral que provoca la pérdida de capacidades cognitivas de la persona. Estas alteraciones pueden aparecer junto con otras relacionadas con alteraciones del estado de ánimo y de la conducta. Todas estas alteraciones impiden que la persona afectada desarrolle de manera independiente sus actividades cotidianas. Poco a poco perderá autonomía y se convertirá en dependiente de terceras personas.

¿Es lo mismo Alzheimer y demencia?

Los términos Alzheimer y demencia se utilizan muchas veces indistintamente. Es necesario tener claro que estos dos conceptos son distintos, aunque están estrechamente relacionados. El Alzheimer es la principal causa de demencia, ya que representa entre el 60-80% de todos los casos.

El Alzheimer es una forma progresiva de demencia. Por lo tanto, el término demencia es más amplio. Este incluye diferentes condiciones causadas por lesiones cerebrales o enfermedades que afectan negativamente a la memoria, el pensamiento y el comportamiento. 

La mayoría de pacientes tienen más de 65 años, pero puede diagnosticarse antes. Los diferentes tratamientos que existen, pueden retardar la progresión de la enfermedad, pero no curarla.

En definitiva, la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad cerebral que produce cambios patológicos que alteran el funcionamiento de las neuronas. Puede pasar mucho tiempo sin que de síntomas, ya que el cerebro tiene la capacidad de compensar estas alteraciones. Eso sí, llega un momento en que no se pueden ocultar ya estos síntomas y aparecen los primeros indicios de deterior cognitivo. Empezarán con problemas de memoria y finalizarán en una demencia.

¿Todas las demencias son iguales?

Aunque todas las demencias se caracterizan por la alteración de las funciones cognitivas y de la conducta, dependiendo de la causa y la zona del cerebro afectada, los síntomas y su evolución puede ser diferente.

Hablando de la enfermedad de Alzheimer, los primeros síntomas pueden apreciarse en la pérdida de memoria al recordar hechos recientes. De forma progresiva, se añadirán problemas de lenguaje, de orientación, de razonamiento, o de reconocimiento visual, entre otros. Los problemas de comportamiento y del estado de ánimo también serán visibles. Se trata de un proceso irreversible, por lo tanto la pérdida de autonomía será cada vez mayor.
Las personas con demencia necesitarán atención continuada, una persona que se convierta en su cuidador principal, un rol que suele recaer entre algún familiar.

Neural te ayuda

Como ya hemos dicho, la rehabilitación neurológica en demencias está basada en mejorar la calidad de vida del paciente y su entorno cercano.

De esta manera, el equipo médico y terapéutico de Neural establece programas específicos de diagnóstico y tratamiento, así como medidas de respiro familiar que se ajustan en función a las necesidades de cada persona.

Solicita una primera visita gratuita en Neural para que valoremos tu caso.

Queremos ayudarte.