Teoría de la mente en personas con autismo
10 julio, 2018
Neural

La habilidad para comprender y predecir las conductas de otras personas se  describe en la Teoría de la mente (TdM). En personas con trastorno del espectro autista (TEA), está habilidad queda un tanto mermada. Esto es debido a las dificultades que presentan para darse cuenta de lo que piensa o cree otra persona. Pero diferentes actividades y terapias permiten desarrollar esta habilidad para que su adaptación al mundo social sea mejor.

La teoría de la mente y su relación con el TEA

Esta teoría permite comprender no solo la conducta de otras personas, sino también los conocimientos, intenciones, emociones o sus creencias. La teoría de la mente explica que no sólo uno mismo es capaz de tener deseos, emociones o intenciones, permite entender que los demás también tienen sus propios sentimientos o deseos.

Así, este modelo sugiere que los pacientes con TEA presentan dificultades para comprender las mentes de otras personas. Esto puede ser una explicación para algunos de los comportamientos sociales y de comunicación característicos de los pacientes con TEA. Por este motivo, la teoría de la mente siempre ha tenido una influencia significativa en la investigación y la práctica. Parece lógico pensar que el éxito de las intervanciones basadas en este modelo cognitivo, tendrán efectos positivos en el comportamiento de estas personas.

Intervenciones basadas en la TdM

Existen diferentes intervenciones enfocadas al desarrollo del modelo cognitivo de la teoría de la mente. Una de ellas son las que se dirigen al reconocimiento de las emociones. Las terapias que utilizan imágenes para el reconocimiento de rostros, demuestran su efecto positivo en el desarrollo de la emoción. Las intervenciones administradas por un terapeuta destinadas a fomentar la atención, promueven mejores comportamientos de esta habilidad. Por otro lado, cabe incidir en la idea que estas mismas intervenciones no inician las habilidades, más bien ayudan a mejorarlas.

Este conjunto de técnicas enseña a los niños a crear representaciones mentales, tanto de ellos mismos como del mundo que los rodea. La efectividad de estas intervenciones es limitada. Cabe destacar las mejoras específicas y puntuales conseguidas en algunos aspectos concretos. Su principal problema radica en la dificultad de generalizar las mejoras a otros ámbitos, situaciones o aspectos de la persona.

En Clínicas Neural disponemos de un equipo multidisciplinar especializado en el diagnóstico y tratamiento de personas con Trastorno del Espectro Autista. Consúltanos, queremos ayudarte.