epilepsia destacada

 

La crisis epiléptica o crisis comicial ocurre de manera brusca e inesperada y sucede cuando se produce una alteración paroxística en una persona, finalizando normalmente de manera rápida y como consecuencia de una descarga simultánea y excesiva de muchas neuronas.

Una crisis epiléptica se manifiesta de diferentes maneras. Sus síntomas más llamativos son motores (extensión de las extremidades, temblores, etc.) aunque también pueden aparecer síntomas sensitivos, sensoriales, psíquicos y/o autonómicos.

Dependiendo de la parte del cerebro en la que tenga lugar, hablaremos de crisis parciales o generalizadas. En estas últimas, puede existir una pérdida de consciencia. Algunas veces, la persona puede notar un síntoma previo, conocido como aura, que debe permitir adoptar medidas de seguridad para impedir graves consecuencias posteriores.

 

Frecuencia de las crisis epilépticas

 

Las crisis epilépticas pueden ser ocasionales, debidas a un trastorno agudo (infecciones, trastornos metabólicos, etc.) y suelen desaparecer una vez superado este trastorno agudo. Cuando se habla de epilepsia, se considera que hay una alteración cerebral que de forma reiterada produce estas crisis, aunque en ocasiones no se da con un diagnóstico que permita identificar esta lesión.

En muchas ocasiones, tras una primera crisis comicial, no se repetirá una segunda por lo que no se necesitará tratamiento antiepiléptico. En el caso de una segunda crisis, lo más frecuente es iniciar un tratamiento específico y adecuado a cada persona.

El tratamiento mediante fármacos permitirá a los pacientes controlar estas crisis comiciales en un 85-90% de los casos. Además de esto, llevar unos hábitos de vida saludable ayudará a la persona a minimizar el riesgo de sufrir una nueva crisis.

Recomendaciones básicas para personas que sufren epilepsia:

  • Descansar un mínimo de 7-9 horas diarias.
  • Evitar el cansancio extremo.
  • Evitar consumo de alcohol y otras drogas.
  • Practicar deporte tras conocer recomendación médica.

 

Cómo actuar ante una crisis epiléptica

 

Mantener la calma en todo momento y seguir unas recomendaciones será fundamental para que la crisis trascurra de manera satisfactoria. Estos son los pasos fundamentales a seguir si estás junto a una persona que está teniendo una crisis epiléptica:

1.  Protege su cabeza de los golpes con una manta o ropa.

2. No restrinjas sus movimientos, aparta los objetos que puedan estar a su alcance.

3. Cuando finalice la crisis, coloca a la persona en posición de seguridad.

4. Controla su respiración.

5. Si no respira transcurrido un minuto de la crisis o no recupera la conciencia, llama a emergencias.

 

A continuación compartimos un vídeo donde se explican los pasos a seguir: